Duodenitis - ¿qué es? Síntomas, causas y tratamiento.

Duodenitis: inflamación de la membrana mucosa (interna) del duodeno. El duodeno sigue inmediatamente después del estómago, el píloro los separa, y es la sección inicial del intestino delgado humano.

Los mecanismos de desarrollo de la duodenitis no se entienden completamente. Como norma, el proceso inflamatorio en el duodeno se desarrolla como resultado de los efectos en el cuerpo de factores que tienen un efecto irritante y perjudicial en la membrana mucosa del tracto digestivo o que perturba la relación entre los factores de agresión y los factores que protegen la zona gastroduodenal.

Según el curso clínico, se distinguen formas agudas y crónicas de duodenitis. En consecuencia, los síntomas y el tratamiento también serán diferentes dependiendo de la forma de la enfermedad.

Razones

¿Por qué se desarrolla la duodenitis y qué es? Por duodenitis se entiende una enfermedad inflamatoria sistémica de la mucosa duodenal o del propio órgano.

La aparición de duodenitis aguda del duodeno contribuye a los siguientes factores:

  • abuso de alimentos y bebidas, irritando la membrana mucosa de los órganos digestivos: ahumado, picante, frito, graso, café, alcohol;
  • intoxicación alimentaria
  • daño a la mucosa por objetos extraños, por ejemplo, ingestión de partículas de alimentos no digeribles;
  • Ingestión de infecciones en el duodeno: estafilococos, Helicobacter pylori, clostridios, enterococos.

La duodenitis crónica puede ser primaria y secundaria. La duodenitis crónica primaria ocurre cuando la desnutrición (uso de alimentos agudos, irritantes, calientes, alcohol), fumar.

Más común es la duodenitis crónica secundaria: se desarrolla en el contexto de enfermedades inflamatorias ya existentes, por ejemplo, gastritis crónica, úlcera duodenal, tratamiento inadecuado de la duodenitis aguda.

La duodenostasis desempeña un papel importante en el desarrollo de la duodenitis secundaria: motilidad duodenal insuficiente debido a la obstrucción o motilidad deficiente.

Clasificación

La clasificación generalmente aceptada de duodenitis crónica está ausente. Teniendo en cuenta las peculiaridades del desarrollo y la localización preferencial del proceso, se distinguen 4 variantes:

  • Crónica, predominantemente bulbit, génesis acidopéptica;
  • crónica, combinada con gastritis atrófica o enteritis;
  • crónica, desarrollada en el fondo de duodenostasis;
  • duodenitis local (papilitis, diverticulitis okolosocochkovaya).

Según la prevalencia del proceso, la duodenitis es de los siguientes tipos:

  • difusa - inflamación de la membrana mucosa de todo el duodeno;
  • focal: la inflamación se limita a un área pequeña;
  • proximal: área inflamada del duodeno adyacente al estómago (cebolla);
  • distal: se desarrolla una inflamación en la transición al intestino delgado.

Además, según la imagen endoscópica hay:

  • crónico superficial
  • crónica atrófica;
  • intersticial crónico;
  • Crónica erosiva y ulcerativa.

Para la duración del proceso del proceso:

  • agudo - el período de tiempo no es más de 1 mes;
  • Crónico: la duración de la enfermedad es de más de seis meses, los períodos de mejoría (remisión) se reemplazan por exacerbación (recaída).

En consecuencia, dependiendo de la forma de duodenitis, los síntomas y los métodos de tratamiento serán diferentes. Establecer un diagnóstico preciso ayudará a un diagnóstico calificado.

Síntomas de duodenitis

La inflamación del duodeno se caracteriza por dolor en el estómago, vómitos, náuseas, debilidad en todo el cuerpo, dolor al palpar la zona epigástrica. Si es necesario, se prescribe una duodenofibroscopia para aclarar el diagnóstico, mediante la cual se detectan los procesos inflamatorios que se producen en el intestino.

Con la duodenitis flemónica, que es muy rara, los músculos de la pared abdominal están tensos, el estado general del paciente se deteriora dramáticamente, se observa fiebre, aumento de la VSG y leucocitosis neutrofílica. En este caso, la duodenofibroscopia y la sonda duodenal están contraindicadas.

El cuadro clínico de la duodenitis crónica se caracteriza por la diversidad y no especificidad de los síntomas en adultos, así como por la similitud significativa de los síntomas con otras enfermedades de los órganos digestivos. La duodenitis crónica generalmente se combina con úlcera péptica, gastritis crónica, enteritis, pancreatitis, enfermedades crónicas del tracto biliar.

La gravedad y la naturaleza de otras enfermedades asociadas de los órganos del tracto gastrointestinal determinan en gran medida los síntomas clínicos de la duodenitis crónica. Dependiendo de las manifestaciones clínicas, se distinguen varias formas principales de duodenitis crónica: ulcerosa, gastritis, colecistopodobnuyu, pancreatopodopodobnuyu y formas neuro-vegetativas.

Diagnósticos

El diagnóstico de duodenitis se puede hacer de acuerdo con los resultados del cuadro endoscópico después de la gastroscopia. A menudo, se utilizan otros métodos de diagnóstico adicionales para determinar correctamente la forma de la enfermedad:

  • Duodeno y estómago de rayos x;
  • intubación duodenal;
  • coprograma
  • Análisis bioquímico del jugo gástrico y determinación del pH.
  • prueba bioquímica de sangre.

En el caso de duodenitis secundario pacientes individuales pueden, además, designado manometría Floor, colangiopancreatografía retrógrada, procedimientos computarizada o resonancia magnética, análisis de sangre bioquímica Coprogram, la evaluación de fecal elastasa-1 fibroileokolonoskopiyu, 24-horas de monitoreo gástrica pH-metría, enterograph, gepatoholetsistografiyu, electrocardiografía, Renografía, ecografía del corazón y otros métodos.

Tratamiento de la duodenitis.

En la duodenitis, el tratamiento comienza con la eliminación de la causa de la inflamación del duodeno.

En primer lugar, para la duodenitis aguda, es una dieta y un régimen estacionario estricto. En los primeros dos días, los médicos recomiendan lavar el estómago con una solución de pergamino de potasio, después de lo cual se toman aproximadamente treinta gramos de sulfato de magnesio, diluido en 300 mililitros de agua pura, con el estómago vacío.

Desde el segundo día es racional tomar medicamentos que cubran el cuerpo y neutralizar el dolor: espasmolísicos en forma de papaverina y drotaverina. La duodenitis flemónica generalmente requiere tratamiento con antibióticos, una estancia hospitalaria y, en ocasiones, cirugía.

En el curso crónico de la duodenitis, antiácidos, antiespasmódicos, astringentes, anticolinérgicos y ganglioblokiruyuschie se recetan medicamentos. Es posible tratar una enfermedad con la ayuda de la terapia de vitaminas, que consiste en reponer el cuerpo con estos elementos: A, B6, B12. Todavía se pueden aplicar infusiones por goteo de hidrolizados de proteínas por vía intravenosa.

Si la duodenitis secundaria se diagnostica en la gastritis, debe tratarse junto con el tratamiento principal de la enfermedad. Los pacientes con una forma crónica de la patología siempre deben estar bajo la supervisión de un médico, y también deben realizar un tratamiento antirreincidencia.

Terapia de drogas

¿Cómo tratar la duodenitis? Además de la dieta en duodenitis aguda o en el período de exacerbación de su forma crónica, se pueden prescribir medicamentos al paciente:

  • antiespasmódicos (para el alivio del dolor) - Platyphyllin, Drotaverinum, No-Spa;
  • agentes de recubrimiento (para proteger la membrana mucosa) - De-nol, Vis-nol;
  • antiácidos (medicamentos que reducen la acidez aumentada del jugo gástrico) - Omeprazol, Pantoprazol, Almagel;
  • antibióticos cuando se detecta Helicobacter pylori;
  • En el caso de las parasitosis, su quimioterapia (Metronidazol, Wormil);
  • con duodenostasis: medios que mejoran la motilidad del tracto digestivo (domperidona).

Los procedimientos fisioterapéuticos complementarán eficazmente el tratamiento farmacológico: electroforesis, fangoterapia, terapia con microondas y tratamiento de spa.

Dieta

En el tratamiento de la duodenitis, la nutrición adecuada desempeña un papel muy importante, ya que el trabajo del sistema gastrointestinal depende directamente de lo que una persona come. La dieta terapéutica en este caso consiste en rechazar los siguientes productos:

  • alimentos grasosos, pesados;
  • carne ahumada
  • condimentos picantes;
  • encurtidos
  • bebidas carbonatadas;
  • alcohol;
  • café y té fuerte;
  • Frutas ácidas - manzanas, naranja, etc.

Una dieta estricta es mejor seguirla durante el mes, después de lo cual la ración se puede enriquecer con diversas salchichas, salchichas, cereales, ensaladas de verduras, frutas y verduras crudas, así como huevos revueltos. Durante el tratamiento de la duodenitis, también es importante excluir los productos alimenticios que están estrictamente prohibidos en esta enfermedad. Estos incluyen los productos anteriores.

Prevención

Para prevenir no solo el desarrollo de la inflamación del duodeno, sino también sus exacerbaciones, debe seguir cuidadosamente una dieta equilibrada. Es necesario evitar el uso frecuente de platos picantes, fritos, picantes, pescados secos. No abusen del alcohol, el café fuerte y el té. Es necesario que la dieta no solo contenga carbohidratos y grasas, sino también una cantidad suficiente de proteínas.

Deja Tu Comentario