Rinitis en adultos - síntomas y tratamiento en el hogar

La rinitis o secreción nasal se denomina proceso inflamatorio de la cavidad nasal. A menudo, la rinitis es solo un síntoma de la enfermedad. Por ejemplo, puede aparecer una secreción nasal durante una infección viral y con una infección bacteriana, e incluso puede ser el resultado de una irritación mecánica.

Además, la rinitis se divide en aguda y crónica. Sus causas pueden ser virales, fúngicas, infecciones bacterianas, debilitamiento del sistema inmunológico y enfriamiento excesivo del cuerpo en la estación fría.

Un papel muy importante en el progreso de la enfermedad es el estilo de vida, la predisposición a las alergias y las enfermedades hereditarias. Si el tiempo no le da importancia al tratamiento de la rinitis, en el futuro la enfermedad puede llevar a complicaciones o la transición de la enfermedad a una forma crónica, para el tratamiento de la cual tomará mucho tiempo.

En este artículo analizamos las características de la rinitis en adultos, sus síntomas y los métodos tópicos de tratamiento en el hogar.

Causas

¿Por qué se produce la rinitis, y qué es? La causa principal de la rinitis aguda es el resultado de una infección bacteriana o viral que penetra en la mucosa nasal. Además, la rinitis es un compañero frecuente de enfermedades infecciosas graves como el sarampión, la difteria, la escarlatina y la gripe.

Las causas de la etiología de la rinitis no infecciosa pueden ser:

  • Larga estancia en condiciones ambientalmente hostiles;
  • Condiciones de trabajo nocivas;
  • Distonía;
  • Enfermedades endocrinas;
  • Quistes, pólipos nasales;
  • Trastornos circulatorios (generalizados o locales);
  • Enfermedades de los riñones, hígado, pulmones;
  • Defectos cardíacos, miocarditis;
  • Quemaduras mecánicas de la mucosa nasal;
  • Reacciones alérgicas del cuerpo (alergia al frío, sensibilización en respuesta a la penetración de gases, vapores, polen, pelo de animales, la reacción general del cuerpo a la introducción de fármacos o alimentos);
  • Otras enfermedades de la cavidad orofaríngea y los senos paranasales (sinusitis, adenoiditis, sinusitis, sinusitis, etc.).

Los expertos atribuyen la aparición de la rinitis alérgica principalmente a las características individuales de la mucosa nasal en algunas personas. En particular, con excesiva sensibilidad a diversos estímulos, los denominados. Alérgenos exógenos. Además, las causas de la rinitis alérgica incluyen una mayor sensibilización a infecciones virales y bacterianas.

Síntomas de la rinitis

Según el tipo y la etapa de la rinitis, los síntomas pueden ir desde irritación seca en la cavidad nasal hasta secreción serosa y mucopurulenta con inclusiones sangrientas. En la rinitis crónica, a menudo se observan cefaleas, somnolencia, fatiga y disminución de la calidad del sueño, a veces acompañadas de ronquidos.

Los principales síntomas de la rinitis aguda en adultos son:

  • pérdida de la capacidad de respirar libremente por la nariz;
  • frecuentes estornudos;
  • congestión del oído;
  • aumento de lagrimeo;
  • sensación de secado de la membrana mucosa;
  • Formación de costras en las fosas nasales;
  • dolor en la cabeza;
  • congestión nasal;
  • sensación de ardor, picazón pronunciada en las fosas nasales;
  • la aparición de secreción nasal clara con una consistencia mucosa (con rinitis purulenta, la secreción se vuelve más espesa y se vuelve verdosa);
  • Pérdida total o parcial de la capacidad de reconocer olores;
  • Secreción de secreciones mucosas en la pared posterior de la faringe.

Los síntomas de la rinitis no deben pasarse por alto, sin importar cuán insignificantes parezcan. La rinitis, si no se trata, puede llevar a complicaciones graves como la sinusitis o la sinusitis.

Rinitis crónica

La forma crónica de rinitis en adultos presenta las siguientes manifestaciones.

  1. Catarrhal Se acompaña de hiperemia congestiva de las membranas mucosas, hinchazón uniforme de las conchas nasales y dificultad periódica en la respiración nasal y sentido del olfato.
  2. Atrófico Aparece como resultado de la atrofia de la membrana mucosa de la cavidad nasal, que conduce a diversas alteraciones en los procesos de intercambio de aire y función vascular.
  3. Hipertrófica Se desarrolla como resultado de la hipertrofia de los tejidos blandos de la cavidad nasal y se acompaña de una violación de la respiración nasal.
  4. Vasomotor. Se asocia con enfermedades del sistema nervioso autónomo y, además de las secreciones de la secreción mucosa, también se acompaña de una congestión nasal alternativa.
  5. Medicación Sufren de aquellos pacientes que durante el tratamiento de la rinitis recibieron algún tipo de dependencia de los fármacos (por ejemplo, aerosoles nasales).
  6. Alérgico. Acompañado por una violación episódica de la respiración nasal, estornudos, secreción mucosa nasal; Su naturaleza está determinada por reacciones alérgicas de tipo inmediato. La enfermedad puede ser estacional o durante todo el año.

En este sentido, los síntomas de la rinitis crónica pueden variar significativamente dependiendo de la causa de la enfermedad. Por ejemplo, la congestión nasal no siempre está acompañada por una abundante secreción de moco, como es el caso de una rinitis aguda. Los aumentos de temperatura en las formas crónicas también ocurren con poca frecuencia. Al mismo tiempo puede deteriorarse el estado general de salud. Se caracteriza por las siguientes características:

  • trastornos del sueño;
  • pérdida de apetito;
  • disminución de la capacidad de trabajo;
  • debilitamiento de la sensibilidad al olor.

Por lo tanto, el tratamiento correcto de la rinitis crónica no es menos importante que el agudo, y también puede requerir una visita al médico.

Diagnósticos

La rinitis se reconoce sobre la base de estos síntomas, pero en cada caso es necesario diferenciarlos de las rinitis específicas que son síntomas de una enfermedad infecciosa: influenza, difteria, sarampión, tos ferina, escarlatina, gonorrea, sífilis, etc. Cada enfermedad infecciosa tiene su propio cuadro clínico. .

Un estudio objetivo de los órganos ENT (rinoscopia - examen de la cavidad nasal), aclara la forma de la rinitis. Si sospecha el desarrollo de complicaciones de rinitis, se prescribe un examen de rayos X de los senos paranasales, pulmones, oído medio, consulta con un neumólogo, alergólogo, oculista, especialista en enfermedades infecciosas, examen instrumental del oído, faringe, laringe.

¿Cómo tratar la rinitis?

La rinitis aguda sin complicaciones se trata en el hogar. La terapia se lleva a cabo dependiendo de la etapa de desarrollo del proceso inflamatorio. En el tratamiento de la rinitis aguda en adultos, se utilizan agentes sintomáticos y medicamentos especiales para reducir la inflamación en la cavidad nasal. Con infecciones bacterianas, el uso de agentes antisépticos se justifica, con la ayuda de la cual se lava y limpia la membrana mucosa de la cavidad nasal.

Si la rinitis es una enfermedad independiente y no es una consecuencia de enfermedades respiratorias agudas, se recomienda el tratamiento para comenzar con las siguientes acciones:

  • lavar la cavidad nasal con una solución isotónica (1 hl de sal de mesa, disuelta en 200 ml de agua hervida, enfriada a temperatura ambiente);
  • Con la congestión nasal, los baños de pies con mostaza (2 cucharadas de mostaza en polvo mezclados con 3 litros de agua caliente) traerán alivio.

Además, cuando se recomienda la rinitis abundante bebida caliente (té con limón y frambuesa, leche con miel). En casos de alta temperatura (por encima de 38), se pueden usar agentes antipiréticos. Aunque debe tenerse en cuenta que los fármacos antipiréticos, que aumentan la sudoración, pueden predisponer a diversos tipos de complicaciones y empeorar el curso de la enfermedad, reduciendo la resistencia del cuerpo a la agresión infecciosa.

Terapia de drogas

Los medicamentos que se usan con más frecuencia para el tratamiento de la rinitis son los medicamentos probados con el tiempo:

  1. Vasoconstrictor: agentes sintomáticos que reducen la inflamación de la membrana mucosa y reducen la congestión nasal. Naphthyzinum, Galazolin, Nazol, Xymelin, etc.) ayudan a facilitar la respiración por el momento. Los medicamentos de este tipo no se recomiendan durante más de 7-10 días, ya que esto puede ser el ímpetu para el desarrollo de la rinitis vasomotora.
  2. Las soluciones hidratantes y la pomada emoliente - Marimer, Physiomer, Aqua Maris, se utilizan como tratamiento auxiliar.
  3. Los antihistamínicos tópicos (Claritin, Tavegil, Suprastin, Allergodil, etc.) bloquean la producción de anticuerpos específicos que causan reacciones alérgicas.
  4. Antibióticos: solo con un resfriado bacteriano y complicaciones, generalmente en forma de aerosol nasal o gotas (Bioparox);
  5. Las preparaciones antisépticas de acción local (solución isotónica, furatsilina, etc.) se utilizan como lavado de la cavidad nasal.
  6. Vitaminas e inmunoestimulantes.

En el período de exacerbación en la rinitis crónica, use los mismos medicamentos que en la rinitis aguda (gotas vasoconstrictoras, gotas y pomadas con medicamentos que tienen acción antiinflamatoria y antimicrobiana). Se utilizan fármacos astringentes: 2 a 5% de solución de protargol (colargol) en forma de gotas en la nariz (5 gotas en cada mitad de la nariz 3 veces al día).

Fisioterapia

Los tratamientos de fisioterapia que han demostrado su alta eficacia y el porcentaje mínimo de contraindicaciones para el tratamiento de esta enfermedad son los siguientes:

  • Electroforesis con aplicaciones minerales (suciedad, sal);
  • Terapia UHF;
  • fototerapia;
  • inhalacion
  • Ejercicios de respiración.

Dicho tratamiento acelerará el proceso de curación y reducirá el período de rehabilitación después de la rinitis, complicada por enfermedades concomitantes del tracto respiratorio superior.

Prevención

Las medidas preventivas para prevenir la rinitis incluyen:

  1. Evitar la aparición de resfriados.
  2. El tratamiento oportuno al médico, ante los primeros signos de la enfermedad, evitará la aparición de posibles complicaciones, especialmente en lactantes.
  3. Las comidas deben ser completas, altas en calorías y, lo que es más importante, respetarse en el modo correcto. La dieta debe consistir en el consumo de frutas y verduras con un alto contenido de vitamina C. Se recomienda tomar té con frambuesas, infusión de rosa mosqueta, leche con miel.
  4. La limpieza húmeda periódica y la ventilación en la habitación evitarán la entrada y propagación de la infección.
  5. No se recomienda pasar de una habitación caliente a otra fría, no estar en corrientes de aire, no usar agua con hielo y otros refrescos como bebida.
  6. Recomendamos realizar procedimientos de templado. Rociar con agua fría (comenzar gradualmente, desde el uso de agua tibia hasta enfriar). Ejercicio regular.

En general, la prevención de la rinitis, una enfermedad con un "árbol genealógico" bastante amplio, debe estar dirigida principalmente a mejorar la resistencia del cuerpo.

Deja Tu Comentario