Cervicitis del cuello uterino - síntomas, tratamiento, causas

La cervicitis es un proceso inflamatorio en el segmento vaginal del cuello uterino. Cervicitis, cuyos síntomas se caracterizan por secreción purulenta o mucosa, dolor en la parte inferior del abdomen (tirando o sordo), relaciones sexuales dolorosas y micción.

La cervicitis crónica prolongada conduce al desarrollo de erosión, engrosamiento del cuello uterino, la propagación de la infección a las partes superiores del aparato sexual.

En su estructura, el cuello uterino sirve como una barrera que evita que la infección penetre en el útero. Bajo ciertos factores, se produce una violación de su función protectora, lo que conduce a la entrada de microorganismos extraños en esta área, lo que contribuye al desarrollo de la inflamación: la cervicitis cervical.

La mayoría de las veces, la enfermedad se presenta en mujeres de 18 a 45 años, que viven una vida sexual activa. Sin embargo, muchas mujeres infectadas no se someten al tratamiento necesario, ya que los síntomas de cervicitis pueden estar ocultos.

Razones

¿Por qué ocurre la cervicitis y qué es? Para que una mujer desarrolle esta dolencia, es necesario introducir varias microflora patógena en los genitales: E. coli, estreptococos, estafilococos, micoplasmas y otros microorganismos. Son capaces de entrar en el cuello uterino a través de las vías de contacto, a través de la sangre y la linfa o desde el recto, una microflora específica se transmite sexualmente.

En la mayoría de los casos, la cervicitis cervical se produce debido a la presencia de infecciones vaginales, infecciones de transmisión sexual: clamidia, gonorrea, tricomoniasis. Las infecciones genitales herpéticas, la candidiasis o el virus del papiloma también pueden provocar inflamación del cuello uterino. Además, los estímulos mecánicos pueden acompañar el inicio de la enfermedad, son lesiones del cuello uterino después de abortos, partos o debido a otras lesiones.

La cervicitis rara vez se produce de forma aislada, generalmente se acompaña de otras patologías del sistema reproductor: vaginitis, vulvitis, bartholinitis, ectropión, pseudo-erosión cervical. Para evitar complicaciones, necesita tiempo para pensar cómo tratar la cervicitis y qué medicamentos se necesitarán para esto.

Síntomas de cervicitis

La enfermedad puede ocurrir en dos versiones. El primero, sin síntomas, el segundo, con la manifestación de ciertos signos. En la mayoría de los casos, la gravedad de la clínica depende del agente causal del proceso infeccioso.

En la cervicitis leve, una mujer puede no notar ningún síntoma. Tal vez la aparición periódica de pequeñas secreciones vaginales, que principalmente tienen un carácter baboso.

Los principales signos del cérvix cervical:

  • dolor de dolor débil en el abdomen;
  • dolor o malestar durante el coito;
  • secreción sanguinolenta rara de la vagina, a veces con una mezcla de pus;
  • descarga mucosa turbia de la vagina, independientemente del ciclo menstrual;
  • menstruación dolorosa.

Cuando la cervicitis cervical tiene síntomas más pronunciados: sangrado, picazón en el área genital, dolor o secreción con sangre intercalada durante las relaciones sexuales, ardor durante la micción. Además, la presencia de sensaciones periódicas e incómodas en la parte inferior del abdomen se observa en una mujer con cervicitis. Si la cervicitis aguda tiene un curso grave, es posible observar un aumento de la temperatura corporal, mareos, náuseas o vómitos.

Si una mujer desarrolla cervicitis gonorreica, la secreción se vuelve amarillenta y la tricomoniasis se vuelve espumosa. El virus del papiloma humano puede causar la formación de verrugas y ulceración del cuello uterino de varios tamaños.

El tratamiento de la cervicitis aguda se lleva a cabo con el uso de antibióticos. Y si los gonococos son la causa de la enfermedad, ambas parejas necesitarán tratamiento. La cervicitis no tratada en esta etapa se convierte en un proceso crónico prolongado. Las descargas se vuelven aburridas. En la etapa crónica, los signos de inflamación (edema, hiperemia) son menos pronunciados.

Durante el embarazo

La cervicitis durante el embarazo puede convertirse en un problema bastante grave tanto para la mujer como para su hijo. En caso de una enfermedad infecciosa, la probabilidad de infección del feto durante el parto es alta.

Es extremadamente difícil tratar la cervicitis durante el embarazo debido al hecho de que muchos agentes antibacterianos tienen un efecto negativo en el feto. Por lo tanto, la cervicitis debe curarse antes de que comience el embarazo, para que no haya varios cambios patológicos en el feto.

Cervicitis crónica

Si la cervicitis aguda no se trata adecuadamente o no se trata en absoluto, después de una o dos semanas, los fenómenos agudos desaparecen y la inflamación adquiere las características de un proceso crónico.

Los síntomas de la cervicitis crónica pueden surgir ocasionalmente de dolor en la parte inferior del abdomen o secreción de moco de la vagina. La infección crónica es un gran peligro para la salud de una mujer, debido a que el tratamiento tardío de la pared cervical se compacta, lo que puede causar cáncer, infertilidad y displasia en el área genital en cuestión.

Cervicitis purulenta

Este es un proceso inflamatorio en el epitelio cilíndrico, así como un daño subepitelial en la membrana mucosa del cuello uterino y en cualquier área adyacente al epitelio cilíndrico.

Sus principales manifestaciones:

  • Copioso (con aditivo de pus), flujo vaginal con olor desagradable;
  • sangrado uterino, no asociado con la menstruación;
  • dolor abdominal inferior;
  • Temperatura corporal de bajo grado, malestar (en casos raros).

Si una mujer tiene cervicitis purulenta, es casi seguro que se puede discutir sobre la presencia de uretritis en su pareja, causada por un tipo similar de patógenos.

Cervicitis - tratamiento

Primero debe identificar la causa de la enfermedad y luego prescribir un tratamiento integral para la cervicitis. Para hacer esto, una mujer necesita ser examinada por un ginecólogo, examinada para detectar infecciones de transmisión sexual, la flora bacteriana de la vagina, así como análisis de sangre y orina estándar. Vale la pena señalar que en caso de una ITS, la pareja sexual también debe ser examinada.

El régimen de tratamiento es el siguiente:

  • Administración de antibióticos tras la detección del patógeno.
  • Antiinflamatorio local, terapia analgésica.
  • Restauración de la microflora vaginal.
  • fisioterapia

En caso de cervicitis por clamidia, se indican antibióticos de tetraciclina (doxiciclina), quinolonas, macrólidos (eritromicina). En la cervicitis franca se utilizan agentes antifúngicos (itraconazol, fluconazol). Las preparaciones tópicas combinadas se usan ampliamente en el tratamiento de la cervicitis.

Después de que la etapa aguda de la enfermedad cede, se puede usar el tratamiento local de la cervicitis. Las velas (terzhinan) y la crema son adecuadas para esto. Por lo tanto, el tratamiento del cuello uterino requiere un tratamiento largo y minucioso, para que no se cronifique y se cure por completo.

En casos raros, si la cervicitis de una mujer no pasa después de un ciclo de antibióticos, se realiza la cauterización de las áreas inflamadas.

Medidas preventivas

La prevención de la cervicitis es principalmente el tratamiento oportuno de los trastornos endocrinos, la prevención de abortos, la higiene personal y la eliminación de las infecciones genitales.

Loading...

Deja Tu Comentario